miércoles, 10 de octubre de 2012

BILIS

Pues sí, ya no tengo ninguna duda. Parece ser que el hijo de mis jefes se va a venir TODAS las (puñeteras) tardes al estudio. A ver, que yo lo entiendo, es que a las 7 tiene fútbol, y claro, no merece la pena llevárselo a casa, sobre todo teniendo en cuenta que su bendita madre no trabaja por la tarde. Pobrecita, mejores cosas tendrá ella que hacer que soportar a SUS hijos, y más si los puedo aguantar yo, QUE ESTOY CURRANDO. Qué egoista soy. ¿Qué más da? Si es normal, en todas las empresas serias de este país se hace, todo el mundo se lleva a los críos al trabajo. Esto es así. Las oficinas están LLENAS de chavales saltando y dando por culo todo lo que quieren y más. Porque pobre chaval, estar con el culo quieto en la silla durante más de cinco minutos es tortura.

Pero vamos, que muy bien, porque fíjate tú qué distinta sería la cosa si el estudio no fuera diáfano y pudiéramos encerrar al monstruito en un cuartucho (sin luz y ventilación, a ser posible), se perdería la gracia del asunto. Mucho mejor así, que lo oigamos y lo veamos pulular bien todos, no vaya a ser que trabaje alguien.

Estoy TAN contenta. Esto sí es conciliación laboral y no esas chuminadas que hacen por ahí. ¿Para qué ocupar tus preciosas tardes libres cuidando de tu hijo si se lo puedes encasquetar a tus trabajadores? ¿No les pagas? ¡Pues eso! ¡Su deber es hacer todo lo que tú quieras! Eso implica trabajar, cuidar al niño, limpiar el estudio y donar uno o dos riñones. Y si no, te vas al paro. ¡¡¡Ahhhh, no, espera!!! ¡Que eres autónoma! ¡No tienes derecho a paro! ¡Pues haber elegido muerte!

6 comentarios:

Holden dijo...

¿Porqué no dejas un Bollicao con mataratas en alguna esquina? Eso suele ser eficaz contra los pequeños animalitos molestos.

Efe Morningstar dijo...

Eso te pasa por estudiar cosas RARAS y no física, como todos los buenos hombres temerosos de Dios.

Inés dijo...

Pues menuda putada, niña.

Y oye, ¿no serás uno de esos falsos autónomos? Igual te conviene leer el artículo y ver si puedes hacer algo al respecto (lo del niño no creo que lo puedas cambiar).

Goethita dijo...

Holden, me pides un imposible. ¡Soy incapaz de tener un bollicao en la mano y no zampármelo! Y eso que siempre me han parecido sosos. (¡Mierda! ¡Te he dado la clave para poder acabar conmigo! ¡Temo por mi vida!)

Efe, ¿estás loco? ¡Seguro que la facultad está llena de tipos como tú! ¡COMO TÚ! ¿te das cuenta?

Goethita dijo...

Inés, me quejo mucho pero la verdad es que en mi trabajo vivo muy bien. Trabajo POCO y de forma más o menos independiente. Ahora incluso trabajo demasiado poco, ¡hasta me da vergüenza! En mi defensa diré que es que el trabajo que tenemos ahora es un rollaco y me cuesta mucho ponerme. Lo único que me molesta es el horario, que es el típico de oficina y al final no tienes vida ni nada.

Goethita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.