martes, 25 de febrero de 2014

Los jefes son jefes porque saben más

Mi jefa es la encargada de mandar telemáticamente los certificados al registro. Ser "la encargada" significa sentarse en el ordenador que está enfrente del mío y dedicarse a murmurar "Esto está mal. No me deja. No funciona. Todo lo hacen al revés. Esto antes no era así. No funciona. Anda, ¿y esto? ¿qué pasa ahora? El programa me tiene manía.. Ahora no sé qué pasa que sale mal...." Yo mientras, hago como que no la oigo y miro fijamente la pantalla de mi ordenador temiéndome lo peor. Y lo peor OCURRE. "Goethita, ¿puedes venir un momento a ayudarme?"

NOTA

La verdad es que no me extraña que aunque le haya enseñado veinte veces cómo se hace, no aprenda. Es un sistema complejísimo pensado por mentes superdotadas para el mal que consiste básicamente en cuatro pasos. ¡CUATRO PASOS! ¿Nos hemos vuelto locos o qué? Además, la dificultad de los cuatro pasos es irresoluble hasta para los ingenieros de la NASA:

Paso 1.- adjuntar pdf 1
Paso 2.- firmar pdf 1 y enviar
Paso 3.- adjuntar pdf 2
Paso 4.- firmar pdf 2 y enviar 
(El paso 2 y 4 es dar a un botón que pone "firmar y enviar")

Aunque seas como mi jefa incapaz de recordar los pasos, no te agobies, el programita TE VA AVISANDO DE CADA PASO.

Ay madre. ¡Mi pobre jefa! ¿Por qué no le piden descifrar la piedra Rosetta? ¿A qué viene tanta maldad y tanto ensañamiento?

FIN DE NOTA

Yo, armada de paciencia me siento a su lado y me dispongo a tutelarla en su viaje a través del proceloso mundo de internet. "Clica ahí. Dale a ese botón, no al otro. Abre la otra ventana. Ésa no, la otra. Ésa tampoco. No. La otra. La otra. La otra. No. La otra.." (No olvidéis JAMÁS tener 1284 ventanitas abiertas para facilitar las cosas. ¿Qué sería si no de LA ÉPICA?) 

Observando a mi jefa la primera vez que me pidió ayuda, me di cuenta de que su sistema consistía en: adjuntar el pdf 1, bloquearse, abrir las 1284 ventanas clicando en todo botón que se deje, y por algún milagro de los dioses, conseguir firmar y enviar el pdf 1. A continuación adjuntar el pdf 2 Y ABANDONAR EL ASUNTO. Finito. Acabado. Pedazo máquina de eficiencia mi jefa. "Errrrr... se te ha olvidado firmar y enviar el pdf" "¡Pero si ya lo he adjuntado!" "Sí, pero no lo has mandado. Adjuntarlo si no lo mandas no vale de nada". Mi jefa en ese momento me lanza su mirada de vaca alucinada, como si yo fuera Einstein redivivo explicándole misterios insondables para la mente humana. Comprendiendo que no ha entendido nada, intento la versión "pa tontos" "Si el programa en ningún momento te pide que firmes el pdf, es que algo has hecho mal". Mirada de vaca. Einstein redivivo. Misterios insondables.... Mi jefa: "Errrr... Sí, sí, firmar. Enviar. Cositas" Me queda meridianamente claro que no se ha enterado de nada. Ella se va hinchada como un pavo pensando: "¿ves? ¡Yo lo estaba haciendo bien! Lo que pasa que antes el programa no funcionaba y ahora sí" Lo oigo como si lo hubiera dicho en alto.

Esta bonita escena se repite en el siguiente certificado que hay que enviar. Y en el siguiente. Y en el siguiente.... Antes de verano envía ELLA SOLA unos diez certificados sin solicitar ayuda. ¡MILAGRO! ¡Dios existe! ¡El ser humano aún tiene una esperanza!

Ayer llegó una carta. Faltan documentos en los últimos diez certificados enviados. ADIVINAD QUÉ FALTA. ¡El pdf 2! ¿No es MARAVILLOSO? ¡La muy torper ha vuelto a hacer OTRA VEZ lo mismo y los ha enviado mal!

En cuanto leo la carta sé qué ha pasado. Ella no. Reacciona a la española, culpando a los demás "¿¡¿CÓMO?!? ¡¡IMPOSIBLE!! ¡Se han equivocado! ¡Lo han hecho mal! ¡Yo lo he enviado como siempre!" (Como siempre no, porque yo no estaba vigilándote). Yo me callo prudentemente mientras me descojono por dentro. Sé que ha sido ella la que lo ha hecho mal, pero no digo ni mú. Una vez más intento mimetizarme con mi entorno y que no me vea. Nada. No hay manera. Vuelvo a fallar estrepitosamente. "Goethita, ¿puedes venir un momentito?" Me acerco y le digo: "¿están todos mal o sólo los últimos que hemos hecho?" (Sutil forma de insinuar que los ha hecho mal porque yo no estaba con ella) Ella: "¡NO LO SÉ! ¡NO LO PONE EN NINGÚN SITIO! ¡LO HACEN TODO MAL!" Miro su pantalla y veo que sale una lista con el número de expediente, el nombre del certificado y el estado de tramitación. EL ESTADO DE TRAMITACIÓN DE CADA EXPEDIENTE. Fatal. ¿Qué mente enferma ha diseñado este programa diabólico? Yo: "Ah, mira. Pues no puedo asegurarlo porque vete tú a saber qué le pasa por la mente a esta gentuza, pero igual los que pone "tramitación completada" son los que están bien y los que pone "falta aportar documentación" son los que están mal" (Con mi jefa lo mejor es optar por conceptos básicos como "bien" o "mal". Las palabras complejas como "tramitación" le llevan a su estado permanente de vaca alucinada).
Mi jefa (Mirada de vaca, Einstein redivivo. Misterios insondables.... ): "Ah, pues sí, igual tienes razón..." Yo a mala leche: "¿Te pidió firmar el pdf 2?" Ella: "Errrrr.... esto..... no estoy segura...."

Pero qué torpe. QUÉ TORPE.

Comprobamos que EFECTIVAMENTE no ha enviado el pdf 2. Le enseño cómo hacerlo.

Tampoco voy a ser injusta, es difícil darse cuenta de que se te ha olvidado enviar uno de los dos (pufff, ¡dos!) ficheros si no fuera porque al final te sale un resumen donde pone: ficheros enviados. Y TE PONE LOS QUE HAS ENVIADO POR SU NOMBRE. ¡Hay que ser retorcido para pensar que la gente se va a leer el resumen que sale cuando se envía el certificado! ¡Un resumen de cinco líneas! ¡CINCO LÍNEAS!

Mi jefe a mi jefa: "¿Has conseguido mandar eso que te pedían de los certificados?"

Mi jefa: "Sí. Ningún problema"

VAYA CARA TENEMOS, ¿EH?

7 comentarios:

Martes dijo...

JUAS Me parto con este post. Te habrás quedado a gusto... ;)

_Xisca_ dijo...

¿Y si le pegaras un post-it con los pasos en un ladito? o una placa de metal atornillada a la mesa, por ejemplo...

Efe Morningstar dijo...

Tu jefa es muy grande.

Por cierto, ¿te has dado cuenta de que dentro de veinte años serán sus hijos los que estén currando contigo y haciendo todo mal? Es un poco como si tu trabajo fuese un infierno a perpetuidad.

¿Verdad que es una idea refrescante? ¡No me des las gracias, lo hago por ti!

Goethita dijo...

Martes, sí, me pareció mejor terapia escribir una entrada que agarrar la cabeza de mi jefa y estamparla contra el ordenador. Es obvio que estaba equivocada y la otra terapia es más eficaz.

Xisca, o hacerle un tatuaje carcelario con un boli bic y una aguja en su brazo. Pero no valdría de nada. Su problema es que le molesta leer. ¡Cansa tanto! Así que ella, aunque salga una pantalla roja que pegue bocinazos y ponga: "¡Cuidado! ¡No presionar ninguna tecla o explotará!", no malgastará su tiempo leyendo y se dedicará a pulsar todos los botones que pueda con un estricto orden de "el primero que pille y luego si no los demás"

Efe, ¡qué GRAN idea! Casi tanto como pensar que en unos añitos el director de tu cole será uno de tus ex alumnos. Y sus nietos tus alumnos. ¡Todo ventajas!

Cómo no voy a darte las gracias. Cualquier día me paso por el profundo sur y me planto en tu clase a contarles cosillas a tus alumnos, verás qué risas.

Holden dijo...

¿Y qué sería de este mundo sin jefes así? Seríamos felices y habría un modelo económico de desarrollo sostenible, y no habría mal humor en las calles. No quita, ese mundo no nos conviene.

Microalgo dijo...

(Suspirito).

Goethita dijo...

Holden, lo peor es que LOS HAY PEORES

Micro, menos suspirito y más matar a mi jefa con una pala