lunes, 24 de septiembre de 2012

Fajitas de Yamane. Paso previo

Me he comprometido a hacer las fajitas de la receta de Yamane. ¡Lo sé, lo sé! ¡La locura se adueñó de mí! ¡Pero es que las fajitas están tan ricas!. ¡No puede ser muy difícil! Como mujer de palabra que soy (JA!) haré la receta o moriré en el intento. ¡Rezad por mí!

Lo primero es localizar la receta en su blog (link aquí... ahhh,no, que no sé poner links). ¡Encontrada! Fácil. ¡Cocinar es facilísimo! Ummmm... ingredientes: tengo pimiento rojo (de bote), cebolla (congelada) y (creo que) sal. ¡Ahhh! ¡Aceite! ¡SILE! ¿Salsa worcester? ¿Qué narices es eso? Bueno, iré al super con una chuletilla y a ver lo que encuentro. Si me falta algo lo obviaré. ¡Mi vida es un riesgo continuo!

A ver, voy a leer las instrucciones. 

 1.cortar el pollo en tiras y poner a marinar con todos los ingredientes del marinado al menos dos horas

¡HORROR! ¡Un obstáculo insalvable! Cortar el pollo. ¡QUÉ ASCAZO! No puedo con la carne cruda, la verdad. Como no encuentre un pollo superlimpito y sin cosas asquerosas que quitar, no sé si seré capaz de continuar. ¿Si pongo nuggets perderá mucho la receta? No sé si mi maestra, Yamane, estaría muy de acuerdo con mi "sutil" cambio. ¿Será partidaria de la cocina creativa?

Ummm... ¿marinar? ¿QUÉ ES ESO? ¡No hay instrucciones ni nada! ¿Dos horas? ¡¡DOS HORAS!! Dios mío, ¡si casi hay que criar el pollo desde el huevo! ¡Mi récord en la cocina es de media hora!

2.cortar el pimiento y la cebolla en tiras y poner a pochar
Bah, chupado. Los pimientos de bote son en tiras, y la cebolla congelada viene en unos cuadraditos muy monos. Pochar es poner en la sartén con aceite y remover hasta que se queme. ¡Ja! ¡Soy una cocinera experta!

3.cuando se vayan ablandando, escurrir el pollo y echar el líquido en la sartén
¿Y cómo sé cuándo están blanditos? ¡Qué inexacto todo! ¡Quiero minutos concretos para poder poner el minutero y pirarme a leer!

4.cuando la verdura esté hecha, añadir el pollo a la sartén
¿Cuando esté hecha? ¡Misma cosa que el punto anterior!

5.cuando todo esté listo, lo escurrís si queda caldo para que las tortillas no se rompan
El punto 5 es el que más me gusta. Sin duda.

No sé en que acabará todo esto. Temo por mi vida (y la de mi cocina). Continuará.

Actualización: Yamane me ha explicado amablemente (bajo amenaza de muerte) que marinar significa poner el pollo a remojo. A remojo. ¡No sé por qué ponen nombres tan extraños! Metes el pollo en la salsita, y hala, que absorba hasta ponerse jugoso. ¿Doblará su tamaño? Ummm... seguiré informando

4 comentarios:

Efe Morningstar dijo...

No nos engañas, bajo los puentes no hay cocinas, te lo estás inventando todo para hacerte la interesante y pescar un novio.

¡Qué golfa!

Goethita dijo...

¡Vivo en una torre! Como las princesas. Mi plan no es pescar a nadie, es que ÉL venga a rescatarme a mí (mucho mejor que ir yo a buscarlo, ¡claro!). Como en los cuentos. Como en las pelis. ¡Como debe ser!. ¡Lo que pasa que se retrasa un montón! Creo que me ha tocado el caballero lerdo. Qué mal

¡Golfo tú!

Cattz dijo...

Pregunta... ¿has terminado ya de hacer las fajitas?

Goethita dijo...

No,no, ¡tengo que ir a la compra! ¡Este finde las hago! Si es que cocinar requiere muchísima dedicación, ¡es super sacrificado!